MODELO PEDAGÓGICO 

 FUNDAMENTACIÓN DEL ENFOQUE

“La educación ayuda a la persona a aprender a ser lo que es capaz de ser”.

Hesíodo

Aristóteles inicia su Metafísica con una premisa fundamental que configura las reflexiones posteriores de la gnoseología y la ontología: “Todos los hombres desean por naturaleza saber” (Aristóteles, Metafísica, 985a). Aunque su obra se orienta a la construcción de un conocimiento de orden filosófico, podemos pensar como él en términos pedagógicos, por lo menos en esta frase inaugural. En este sentido, el deseo de conocimiento, la necesidad de construir una representación de la realidad amarrada a las condiciones socioculturales, es el punto de partida de aquello que nos hace humanos.

Nos humaniza el deseo de conocer, la construcción de conocimiento, incluyendo en este andamiaje un sustrato antropológico: el hombre como un ser racional, que no elude sus emociones, sus relaciones con el entorno y los problemas apremiantes que descubre en él. Dicho de otro modo, el hombre como un ser pluridimensional que concibe el conocimiento como expresión de toda su humanidad, y no solo de su dimensión cognitiva.

 El conocimiento es, en esta perspectiva, un deseo colectivo. Como seres políticos, aprendemos a reconocernos como sujetos activos de un constructo social. Para arribar a esta premisa, debemos tomar distancia de esa concepción transmisionista del conocimiento que tiene la tradición como un texto de piedra que es menester reproducir en todos los tiempos y todas las latitudes. La pedagogía social considera el conocimiento como una construcción que lee y responde a las necesidades socioculturales de sus actores. La escuela es entonces el escenario donde esa construcción colectiva del conocimiento cobra vigencia. Es más, el aprendizaje significativo que propuso David Ausubel tiene lugar en la construcción de conocimiento y no en su transmisión. El punto de partida del aprendizaje significativo debe ser el problema, la pregunta concreta que surge de necesidades sociales y que exige una construcción social del conocimiento. Por consiguiente, el modelo social se concibe como una pedagogía autogestionaria, esto es, aquella.

La pedagogía autogestionaria desarrolla en el estudiante la responsabilidad frente al aprendizaje, lo reconoce como protagonista de su proyecto de vida, lo orienta para que sea capaz de tomar conciencia de las condiciones políticas, ideológicas y sociales que lo dominan y le impiden ver la realidad tal y como es. Por lo tanto, debe fortalecer su personalidad alrededor de los valores sociales que le den identidad al grupo, despertar la creatividad, ganar autonomía, manifestar la afectividad, generar la participación colectiva y proyectar el cambio social.

Cuando decimos autogestionaria, aludimos a una pedagogía que considera el aprendizaje como una construcción cuyo eje central son nuestros estudiantes. Construir colectivamente el conocimiento implica tenerlos a ellos como los actores de la transformación social, esto es, para que sean la expresión del cambio humano. Esa autogestión requiere además de unas condiciones mencionadas en el texto anterior: la responsabilidad y el escenario donde estas prácticas se llevan a cabo: la realidad social, política e ideológica. 

 La pedagogía es, en efecto, un ejercicio político que hace frente a unas condiciones particulares del entorno: en nuestro caso, la ciudad de Medellín que ha sido marcada con el estigma de la violencia, las drogas, la prostitución, familias disfuncionales y la intolerancia ante expresiones diversas de la cultura. Si nuestro objetivo es formar personas integrales que establezcan relaciones armónicas en los contextos donde se desenvuelvan, no podemos ser ajenos a esta realidad.

Teniendo en cuenta los aportes de Lev Vigotsky, sin desconocer a otros autores como Antone Makarenko, Paulo Freire y Célestine Freinet, nuestra institución acoge la pedagogía social como un modelo pertinente. Este horizonte pedagógico surge en un contexto de deshumanización . El progreso que avistaba el mundo moderno a través de la racionalidad instrumental, de un capitalismo salvaje que en lugar de consolidar las relaciones horizontales entre los hombres con el ideal rousseauniano de la voluntad general, rompió los lazos de esa necesidad colectiva del conocimiento. 

En todo este optimismo del proyecto moderno se gestaron los acontecimientos de barbarie de la primera mitad del siglo XX con todas sus incidencias. La educación tampoco puede ser ajena a estos condicionamientos históricos. Al profundizar en el conocimiento de esa realidad, la lectura de Vigotsky y Ausubel, constituye una propuesta viable para esto que llamamos cambio humano. Lo que se pretende, en definitiva, es humanizar la educación atendiendo a las necesidades de nuestros estudiantes.

  • La pedagogía social se fundamenta en las siguientes premisas:
  • El desarrollo (desarrollo del espíritu colectivo y desarrollo científico-técnico) es posible mediante la influencia permanente de la sociedad.
  • El trabajo productivo y la educación están íntimamente unidos.
  • Los problemas son tomados de la realidad social. Dichos problemas son abordados de manera integral.
  • El aprendizaje significativo tiene lugar en la construcción colectiva del conocimiento.
  • Este modelo implica fomentar las relaciones humanas desde la inclusión, es decir, el respeto hacia las personas como seres únicos y diversos.

2.1.2.    MODELO PEDAGÓGICO SOCIAL

La Institución Educativa Pedro Claver Aguirre adopta el modelo pedagógico social, fundamentado en las teorías de aprendizaje significativo, esto es, un conocimiento cuya construcción se soporta en los saberes previos, las experiencias cotidianas de los sujetos y en procesos de interacción colectiva, donde se involucran sus capacidades y habilidades individuales, en un contexto social. Esta experiencia educativa, además, debe estimular la autonomía a través del diálogo, la crítica, la confrontación, la investigación y la acción compartida en el encuentro social.













Mineducación
Seduca
Colombia Aprende
Medellín - Antioquia
Gobierno Digital
Icfes



Dirección

Carrera 67 No 95 - 118
Barrio Castilla
Medellín - Antioquia - Colombia


Contacto

Teléfono:
237 24 82


Contador de visitas

Totales

Mes

Día

131203

811

46



¡Tu navegador no está actualizado!

Actualiza tu navegador para ver este sitio correctamente. Actualizar ahora

×